Biomoléculas portadoras de Energía

Carbohidratos en la alimentación

 

Carbohidratos y fibra vegetal

 

      La fibra vegetal (presente en los carbohidratos complejos)presenta infinidad de beneficios, ayuda a la regulación del colesterol, previene el cáncer de colon, regula el tránsito intestinal y combate las subidas de glucosa en sangre (muy beneficiosa para los diabéticos), aumenta el volumen de las heces y aumenta la sensación de saciedad, esto puede servirnos de ayuda en las dietas de control de peso.

También se ha demostrado que los alimentos ricos en fibra soluble consiguen mayor efecto hipocolesterolemiante que los vegetales ricos en fibra insoluble como el salvado al modular la absorción de grasas, colesterol y azúcares en el intestino.
El requerimiento diario aconsejado es de 30 gramos al día, obtenida a través de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.
Grandes ingestas de fibra (más de 30 gr. al día) tiene efectos perjudiciales ya que afecta la absorción de ciertos nutrientes como el calcio, el zinc y el hierro.
La fibra dietética no se considera un nutriente ya que carece de valor calórico, razón por la cual nuestro organismo no puede absorberla ni metabolizarla para obtener energía.
Engloba a todas aquellas sustancias vegetales que nuestro aparato digestivo no puede digerir, actuando fundamentalmente sobre el tránsito intestinal combatiendo el estreñimiento.

 

Requerimientos diarios de carbohidratos en la dieta

 

En una dieta equilibrada, la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos es del 55%, un 30% de grasas y el 15% restante de proteínas.


         Dentro de los carbohidratos se diferencian los simples o de rápida asimilación, como los dulces: galletas, chocolates, mermeladas, postres, etc. y los complejos o de lenta asimilación como los cereales integrales, verduras y frutas frescas, lácteos y legumbres.

 

Por lo que si deseamos controlar nuestro peso, evitar las caídas bruscas de azúcar en sangre y los efectos que producen en nuestro estado de ánimo, debemos limitar los azúcares simples y concentrarnos en los complejos o de asimilación lenta.


         Una dieta basada en el consumo de cereales integrales libera una corriente continua de glucosa en sangre que permanece por varias horas.

 

Debemos consumir entre 3 y 5 raciones al día de carbohidratos

por ejemplo:

·         2 piezas de fruta fresca.

·         50 a 100 gr. de arroz o pasta integral.

·         30 a 40 gr. de galletas o pan integral.

·         30 a 60 gr. de fruta desecada.

Lamentablemente, la alimentación de la sociedad moderna hoy en día, incluye el consumo del 70% de carbohidratos, de los cuales, ni el 20% son complejos o de lenta asimilación, es por esto, que junto al consumo excesivo de azúcares simples y grasas se detectan tantos casos de sobrepeso, obesidad, problemas cardiocirculatorios, colesterol, etc.

                           Carbohidratos y azúcar en la sangre

 

        Hay dos formas principales de carbohidratos: azúcares y almidones. Los tipos de azúcar incluyen la fructosa (azúcar en las frutas y algunos alimentos cocidos al horno), la glucosa (la principal forma de azúcar en nuestros organismos que también se encuentra en alimentos como pasteles, galletas y bebidas dulces) y lactosa (azúcar en la leche y el yogurt). Los tipos de almidón incluyen verduras como patatas, maíz y guisantes; granos, arroz y cereales; y pan.

El cuerpo humano descompone o transforma la mayoría de los carbohidratos en glucosa, que es absorbida por el flujo sanguíneo. Conforme el nivel de la glucosa sube en la sangre, el páncreas libera una hormona que se llama insulina. La insulina es necesaria para trasladar la glucosa de la sangre a las células, donde sirve como fuente de energía.

En las personas con diabetes, el páncreas no produce suficiente insulina (diabetes tipo 1) o el organismo está imposibilitado de responder adecuadamente a la insulina que se produce (diabetes tipo 2). En ambos tipos de diabetes, la glucosa no puede ingresar a las células normalmente, entonces el nivel del azúcar de la persona es demasiado alto. Los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden provocar enfermedad si no reciben tratamiento.

Los carbohidratos pueden ser parte de una dieta saludable

Consumir carbohidratos eleva el nivel de azúcar en la sangre, pero eso no quiere decir que los diabéticos deben dejar de consumirlos. De hecho, los carbohidratos son una parte saludable e importante de una dieta nutritiva.

Para todos, - inclusive para las personas con diabetes - algunos alimentos que contienen carbohidratos tienen más beneficios para la salud que otros. Los alimentos integrales de granos, verduras, dulces y sodas contienen carbohidratos. Pero las frutas, las verduras y los alimentos integrales generalmente son más saludables que los alimentos azucarados como las golosinas y la soda porque suministran fibra, vitaminas y otros nutrientes.

Además, algunos alimentos que contienen carbohidratos - como las meriendas azucaradas - contienen "calorías vacías". Eso quiere decir que tienen calorías, pero esas calorías carecen de valor nutritivo. Consumir demasiadas calorías vacías puede contribuir al sobrepeso y obesidad y desplazar otros alimentos más nutritivos de la dieta del niño. Estos alimentos también pueden causar daños en la dentadura.

La fibra es el único tipo de carbohidrato que no eleva el nivel de azúcar en la sangre. Todos necesitan fibra - ayuda a sentirse satisfecho y mantiene el sistema digestivo funcionando bien. . La mayoría de las personas no consumen lo suficiente.  Algunos expertos consideran que los diabéticos deberían consumir más fibra que el resto para controlar mejor los niveles de azúcar en la sangre.

Cualquiera que sea el tipo de carbohidratos que consuma su hijo recuerde lo siguiente: Generalmente, la cantidad de azúcar que llega hasta la sangre después de una comida depende de la cantidad de carbs que se consumen, no del tipo de los mismos. De modo que, básicamente, en cuanto al control de la diabetes se trata, un carb es un carb. Nuevamente, la única excepción es la fibra: Es la clase de carbohidrato que no eleva el nivel de azúcar porque el cuerpo humano no lo digiere ni lo absorbe.

Su objetivo es ayudar a su hijo a conseguir el equilibrio adecuado entre la insulina en el cuerpo humano y los carbohidratos en la comida.

 

Balanceando los carbohidratos

 

Además de alimentar a su hijo con una dieta balanceada de carbohidratos, proteínas y grasas, hay otras tareas que usted necesita realizar para ayudar a su hijo a mantener el azúcar en la sangre en un nivel saludable:

  • asegúrese que el nivel de azúcar en la sangre se mida regularmente
  • estimule a su hijo que haga bastante ejercicio
  • asegúrese que su hijo reciba suficiente insulina y otros medicamentos para la diabetes de acuerdo a un horario y en las dosis adecuadas

El seguir un plan de alimentación ayudará a que su hijo vigile el consumo de carbohidratos. Cuando usted prepare con su hijo y el equipo del cuidado de la salud para la diabetes un plan de alimentación, éste incluirá directrices generales para el consumo de carbohidratos. No existe una cantidad precisa de carbohidratos que se debe consumir. El equipo probablemente creará pautas de acuerdo a la edad, tamaño, meta de peso, frecuencia de ejercicios, medicamentos y otros temas médicos relacionados con su hijo. En el plan también se considerarán las comidas favoritas de su hijo.  En general, sin embargo, es más fácil para la mayoría de las personas con diabetes controlar sus niveles de azúcar en la sangre si consumen carbohidratos en cantidades y frecuencias aceptablemente consistentes día a día.

Tres clases generales de planes de alimentación pueden ser útiles para lograr el equilibrio adecuado.

Un plan de intercambio de alimentos enumera los componentes de seis grupos de alimentos y designa la cantidad de cada porción de comida. Usted puede mezclar y combinar las comidas mientras controla lo que su hijo consume, incluso la cantidad de carbohidratos.

Otra forma de concebir un plan de alimentación es el plan de alimentación constante de carbohidratos, en el cual las personas consumen aproximadamente la misma cantidad de carbohidratos y alimentos cada día. Este puede ser un buen método para quienes toman insulina solamente una o dos veces al día o quienes no necesitan consumir insulina para controlar su diabetes.

Con una tercera clase de plan, cómputo de carbohidratos, una persona equilibra su dosis de insulina con la cantidad de carbohidratos que consume. Este plan ofrece más flexibilidad y puede adaptarse bien para las personas que reciben insulina con cada comida principal y merienda.

           Manteniendo el control de los carbohidratos

 

Los niños pueden sentirse tentados a "hacer trampa" en su plan de alimentación consumiendo meriendas azucaradas. Usted probablemente tendrá que conversar sobre esto con su hijo, incluso si aún no ha ocurrido. Es más saludable crear un canal abierto de comunicación acerca de los alimentos que consume su hijo, en lugar de hacerle sentir la necesidad de ocultar sus fallas dietéticas. Enfatice que todos consumen soda y galletas dulces, a veces, pero que consumir demasiadas meriendas dulces puede causar dificultades para mantener los niveles de azúcar en la sangre en un promedio saludable. ¡Además puede causar aumento de peso y dolorosas caries! Recuerde a su hijo por qué las personas con diabetes - y todos en general - no deberían exagerar en el consumo de azúcar.

Si usted no está seguro de la cantidad de carbohidratos que los alimentos contienen, revise la etiqueta del alimento o consulte con alguien - como el mesero o el cocinero - acerca de los alimentos que no han sido clasificados, como los platillos de entrada en los restaurantes.

También verifique las etiquetas de los alimentos dietéticos. Estos alimentos pueden contener azúcar adicional como sustituto de calorías grasas. Es prudente involucrar a su hijo o adolescente mientras evalúa y selecciona los alimentos saludables que contienen carbohidratos. Con su orientación y el plan de alimentación, su hijo puede comenzar a escoger por su cuenta los alimentos y aprender cómo los carbohidratos afectan el nivel de azúcar en la sangre.

Al asumir un método inteligente para balancear los carbohidratos, los medicamentos y las actividades, usted puede contribuir a que su hijo disfrute de las comidas y permanezca saludable al mismo tiempo.

Carbohidratos para bajar de peso

 

FRUTAS, VERDURAS E HIDRATOS DE CARBONO COMPLEJOS EN LAS DIETAS  

                                                 DE ADELGAZAMIENTO


El arroz, la pasta y las legumbres son la principal fuente de hidratos de carbono complejos de nuestra dieta y junto con las frutas, verduras y hortalizas deben constituir la base de nuestra alimentación. Sin embargo, nuestra preocupación por la línea y la falsa creencia de que los alimentos en carbohidratos engordan nos ha llevado a disminuir su consumo. El estudio CARMEN (Carbohydrate Ratio Management in European National Diets) demuestra lo equivocado de nuestra postura.

Con este estudio se pone de manifiesto que sufrir sobrepeso es menos probable con dietas ricas en carbohidratos complejos en las que abunden las verduras, hortalizas, frutas, pastas, legumbres y cereales integrales. Estos alimentos, característicos de la dieta mediterránea, vuelven a estar de moda por sus múltiples beneficios. Son una fuente importante de vitaminas, minerales, proteínas y fibra vegetal y su aporte de grasa es casi nulo.

El valor promedio de los carbohidratos viene a ser de 4 calorías por gramo, similar al de las proteínas e inferior a las grasas que aportan 9 calorías por gramo.

En los últimos años, su consumo había decaído en favor de una alimentación rica en proteínas de tipo animal y con exceso de grasa saturada, propia de las dietas occidentales del norte de Europa. Ahora, con este estudio, se demuestra que reducir las grasas -especialmente las saturadas- y aumentar la proporción de carbohidratos, además de ser beneficioso para el corazón, parece favorecer la pérdida de peso.

Sobrepeso


         El sobrepeso es el resultado de un desequilibrio energético que se produce cuando hay una ingestión calórica excesiva en relación con el gasto de energía del sujeto. Al ingerir más energía de la necesaria, ésta se almacena en forma de grasa. El primer paso es reducir el consumo total de calorías al día. Al bajar el consumo total de calorías, hay que consumir menos de todo. También de carbohidratos. Lo que se plantea es subir el porcentaje de hidratos sobre el total del aporte energético a costa de reducir el de las grasas.

Comentarios

oie gracias por todo ya estoy delgada gracias iam love

me pare ce fenomenal

me encanto muy, muy bueno, excelente, me gustaria si posible que me mandara una lista con todos los gramos de carbohidratos, por ejemplo 2 slice de queso amaricano 0 gr.

bueno aun que no lei nada

que feo es eso jajajajajajajajaja feofeofeofeofeofeofeofeo sisisisisisisisisisiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

es verdad lo que ELIZABETH dice

gracia me ayudo con una tarea que tenia mi hijo de tercer grado... Bendiciones

GRACIA ME AYUDA CON UNA TAREA DE MI HIJO QUE ESTA EN TERCER GRADO.... BENDICIONES

ME GUSTARIA CUIDARME PERO LA GRASA TE TENTA DEMASIADO ES MALO PERO RICO MEJOR DICHO ES DELICIOSO PERO ES MALO LO VUELVO A REPETIR DILE NO A LA GRAS Y SI AL DEPORTE

pucha esto te ayuda mucho me ssaco un peso de encima QUE ALIVIO

Añadir un Comentario: